La tierra

Suelos pobres y pedregosos, plagados de cantos rodados y pendientes pronunciadas. Inviernos fríos y veranos calurosos, fuertes vientos... Existen rincones de la tierra donde lo hostil es un privilegio. Y ahí crecen extensos viñedos en los que pequeños rincones, una loma o un recodo, se convierten en lugares especiales, únicos.